yo soy mi propia trampa